Si tuviese que decir qué es lo que más me ha impresionado de Africa, las Cataratas Victoria se arremangarían para pelear por el primer puesto sin muchos lugares con agallas para hacerles frente. Sentir una colosal ducha, provocada por una brecha de más de 100 metros de alto y 1,7 kilómetros de ancho, por la que el río Zambeze está achicando furiosamente agua pulverizada, es una experiencia más que recomendable.

Entrar desde Victoria Falls al Parque Nacional de las cataratas cuesta 30 dólares por persona. Se trata de un recorrido de unos 6 kilómetros andando, con 15 miradores sobre distintos putos de las míticas cascadas. Las vistas son impresionantes. Muchos de ellos requieren además de chubasquero por la proximidad a la caída del agua.

Si la ducha no es lo tuyo, siempre podrás verlas a vista de pájaro durante unos 15 minutos contratando con una de las compañías que oferta vuelos en helicóptero (ahí es donde realmente te das cuenta de las dimensiones de la grieta). Si, por el contrario, la ducha no te ha echado para atrás, da el siguiente paso y atrévete a cabalgar el Zambeze en rafting o canoa: algunos de sus rápidos tienen “divertidos” nombres como la lavadora… Si lo pruebas, lo comentamos a tu vuelta: fue una de las experiencias más placenteras / terroríficas de mi vida, adrenalina no te va a faltar.

El sobrevuelo en helicóptero sobre las cataratas no es barato precisamente pero las vistas sobre ellas son inigualables. Los precios oscilan alrededor de los 165 dólares por persona por un vuelo corto de 15 minutos. Hay muchas empresas ofertando la actividad en Victoria Falls: nosotros contratamos con Chikopokopo Helicopters y todo salió fenomenal. Te llevan en coche hasta el helipuerto, te juntan con otras personas para completar las 5 plazas del viaje, te dan unas instrucciones básicas y allí esperas unos minutos hasta que llega tu turno. Los helicópteros salen uno tras otro así que en total creo que tardamos poco más de una hora hasta que nos devolvieron de vuelta a su oficina en la ciudad de Victoria.

Victoria Falls es la ciudad donde se ubican las cataratas homónimas y es una buena opción para quedarse, pese a las tensiones políticas de Zimbabue (a cambio te llevarás otras anécdotas, como tener en tus manos al campeón de los billetes creado por la hiperinflación, con un peso de 100 millones de millones de los antiguos dólares locales). Si optas por un sitio más tranquilo, entonces tu ciudad debería ser Livingstone, sita en la vecina Zambia, pero solo a 10 kilómetros de las cataratas. Éstas forman de hecho la frontera natural entre ambos países, con lo que puedes elegir cualquiera de los dos para conocerlas.

¿Desde qué lado es mejor visitar las cataratas Victoria? ¿Desde Zambia o desde Zimbabue? Lo ideal sería probar ambos pues cada país tiene sus alicientes (cosa que no pude hacer así que no puedo emitir mi juicio). Desde Victoria Falls a pie es posible tener una vista más completa de las cascadas: no en vano en realidad dos tercios de su extensión total pertenecen a Zimbabue. Desde Livingstone la actividad más famosa, y adrenalínica, es la Devil’s Pool: una piscina al borde de la brecha, para ver la catarata casi como si fueses parte de ella.

El aeropuerto de Victoria Falls conecta con Johannesburgo o Namibia. En la ciudad de Victoria es posible alojarte por los rangos más inverosímiles de precios y puedes pagar con dólares americanos en casi todos los sitios. En ella encontrarás sitios exclusivos, como el Victoria Falls Hotel, sacado literalmente de la época colonialista inglesa con su decoración perfectamente conservada desde entonces (si no puedes permitirte alojarte en él, puedes entrar libremente a verlo y maravillarte con las vistas del puente sobre las cataratas desde sus jardines). O el impresionante Elephant Camp, donde me alojé: un lodge espectacular, con animales del parque natural en que se ubica paseando por el hotel e incluso las habitaciones. Una experiencia en sí mismo. También puedes encontrar alojamientos para mochileros como el Lorries Bed and Breakfast o el Shoestring Backpakers Lodge.

Una forma alternativa de visitar las cataratas Victoria es en una excursión de un día desde Botswana: Victoria Falls está a tan solo 80 kilómetros de Kasane, la principal ciudad en el norte de este país y centro turístico habitual por ser la puerta de acceso al Parque Nacional Chobe. Puedes llegar por tu cuenta pero cruzar la frontera en coche entre Botswana y Zimbabue suele ser más tedioso que si lo haces a pie. Por ello lo más cómodo es contratarlo con una agencia local en Kasane: te llevan en coche hasta el cruce aduanero, pasas a pie, te recogen ya en Zimbabue con un auto distinto y te conducen hasta las cataratas. Todo esto por unos 50 $ por persona, más los 30 $ cada uno de tasas fronterizas.

Otra típica atracción es el paseo en tren de vapor: saliendo de Victoria Falls y llegando a Livingstone, podrás disfrutar de un precioso atardecer cuando para en medio del puente Victoria con unas vistas privilegiadas de las míticas cataratas. Y si prefieres una descarga (más) de adrenalina, también puedes directamente lanzarte desde ese mismo puente por Garganta Swing en puenting y vivir para contarlo. 

La época del año influirá mucho en tu visita. Durante los meses secos (su invierno, nuestro verano), de marzo a octubre, el nivel de agua del Zambeze es mucho más bajo: las cataratas arrojan menos agua, son menos espectaculares pero a cambio se pueden observar mejor desde los accesos a pie al haber menos agua en suspensión. En cambio durante la estación lluviosa el caudal está alto y las cataratas están en su momento álgido: la visión desde el vuelo en helicóptero merece mucho más la pena y a pie no te librarás de una buena ducha sin lograr fácilmente una vista tan clara de la brecha en sí.

Si todo esto te ha parecido poco, entonces es que te falta recorrer sus parques naturales. En ellos podrás encontrarte de frente con la lista de invitados completa al bautizo del Rey León: jirafas, búfalos, cebras, cocodrilos, elefantes… casi cualquier animal que te venga a la cabeza de la sábana africana lo podrás ver de cerca en el Parque Nacional de las Cataratas Victoria  por la parte de Zimbabue o el Parque Nacional de Mosi-oa-Tunya  por la parte de Zambia.

El Parque Natura de las cataratas Victoria en Zimbabue

Así que ya sabes: si estás planeando hacer un viaje por el Africa Negra, no te olvides de incluir a las cataratas Victoria en tu itinerario, merecerá la pena.

Si quieres viajar a África, pero con seguridad y tranquilidad, recuerda que te ofrecemos un 5% de descuento en la contratación del seguro de viaje con IATI a través de nuestro blog

Anuncios

8 Comment on “Las cataratas Victoria: el humo que truena

  1. Pingback: Cataratas Victoria, la joya del Zambeze i am travel blogger

  2. Pingback: Sueños viajeros: cumplidos y por cumplir | Vagamundos

  3. Pingback: ¿Somos auténticos aventureros? | Vagamundos Viajeros

  4. Pingback: Cómo organizar un viaje por libre a Namibia y Botswana | Vagamundos Viajeros

  5. Pingback: Decidiendo el itinerario por Namibia y Botswana | Vagamundos Viajeros

  6. Pingback: Nuestros 10 momentazos en Namibia y Botswana | Vagamundos Viajeros

  7. Pingback: Sueños viajeros: cumplidos y por cumplir | Vagamundos Viajeros

  8. Pingback: Vagamundos Viajeros Decidiendo el itinerario por Namibia y Botswana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: