No sólo de auroras boreales vive el viajero que visita Tromso. Aunque éstas son su principal atractivo turístico, hay mucho más qué ver y qué hacer, incluso durante los meses de noche polar. Pásate por la Oficina de Turismo y podrás comprobarlo: excursiones, museos, bares… Así que si las auroras se resisten, siempre puedes preparar un plan B.

En invierno nieva mucho con lo que la zona es ideal para esquiar y para otro tipo de actividades al aire libre, como trineos, motos de nieve, ver renos, esquí de fondo, etc. Nosotros hicimos una excursión de trineo tirado por perros por la noche con Arctic Adventure Tours, en la que además tuvimos la suerte de volver a ver auroras boreales.

Trineo tirado por perros

Trineo tirado por perros

Los perros que usan son huskys de Alaska: más pequeños que el típico husky siberiano, pero más dóciles y sobre todo muchísimo más rápidos (increíble la velocidad y fuerza con que tiran del trineo). Son muy pacíficos, ansiosos por correr, eso sí, pero puedes acariciarlos y jugar con ellos sin problema. La actividad cuesta 145 euros por persona y dura unas 4 horas: entre llegar en autobús al campo base, ponerte el traje especial (para abrigarte), explicarte cómo manejar el trineo y volver en bus, con los perros estás 1 hora y media aproximadamente. Nos organizan a razón de una pareja por cada trineo (el conductor tiene el trabajo más difícil intentando frenar un poco a los espídicos perros) y se hacen varias paradas durante la carrera, sobre todo si hay auroras, para poder verlas con calma.

Si por algo es famosa Noruega, es por sus fiordos. Vale que invierno y noche polar no son las mejores condiciones para disfrutarlos, pero lo que sí sólo puede verse en esta época del año son ballenas, así que ¿qué tal un paseo en barco para ver ambas cosas? Nosotros además teníamos la espinita clavada de haber intentado verlas ya en Nueva Zelanda con escaso éxito, así que había que probar suerte de nuevo.

Elegimos la compañía Friluftsenter por recomendación del guía español de auroras que conocimos. Lo que tiene de diferente esta excursión es que vas en una zodiac (es grande y segura) con lo que estás mucho más cerca de las ballenas y pueden moverse más rápidamente para acceder hasta ellas. Porque encontrarlas y verlas no es fácil: como con las auroras, es cuestión de suerte. Aunque se sabe que las ballenas acuden a las costas de Tromso en esta época del año para alimentarse en su migración del Ártico al Caribe, no siempre se muestran. Las principales especies que pueden encontrase en estas aguas (por orden de más probable a menos) son la ballena jorobada, la orca y la ballena de aleta (la segunda más grande que existe tras la ballena azul).

Avistamiento de ballenas jorobadas

Avistamiento de ballenas jorobadas

¿Tuvimos suerte en nuestra excursión? Sí y no. Sí, porque logramos ver dos ballenas jorobadas, durante bastante tiempo, siguiéndolas mientras nadaban (en comparación con nuestra experiencia en Nueva Zelanda sería ya un éxito). Y no, porque nos contaron que el día anterior habían visto unas seis, de ese mismo tipo, saltando en el agua y pescando (dando todo un espectáculo, vamos) y que dos días antes habían visto incluso una ballena de aleta. Las ballenas se nos resisten, es así…

Sin salir de Tromso, también hay lugares interesantes que visitar, como el Museo de la Universidad de Tromso, con la mayor exposición cultural sami (60 coronas la entrada). También Polariael acuario más septentrional del mundo (120 coronas) con exposiciones educativas y un acuario con focas que dan de comer a las 12.30 y a las 3.30, que es cuando puedes verlas más activas. O la Catedral del Ártico (40 coronas) con su curiosa arquitectura. Y no te pierdas el teleférico de Fjell­hei­sen (140 coronas) para subir a la montaña Storsteinen, a 420 metros de altura, con unas estupendas vistas panorámicas de Tromso e islas de alrededores y desde donde parten varias rutas de senderismo.

Tromso, vistas desde la montaña Storsteinen

Tromso, vistas desde la montaña Storsteinen

En definitiva, Tromso tiene mucho que ofrecer. Si, además, no estás acostumbrado a ver paisajes nevados con esa luz tan especial de noche polar, sólo mirar a tu alrededor estando allí es ya un espectáculo. ¿No te entran ganas de irte? Si es así, te dejamos también una guía para llegar y moverte por allí.

Anuncios

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

8 Comment on “Más allá de las auroras boreales en Tromso

  1. Pingback: A la caza de las auroras boreales en Tromso | Vagamundos Viajeros

  2. Pingback: ¿Somos auténticos aventureros? | Vagamundos Viajeros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: