La Toscana es uno de los destinos turísticos principales no ya sólo de Italia, sino de toda Europa. ¿A cuántas personas conoces que hayan estado allí o quieran conocerlo? Escenario de mil películas, en este blog ya te hemos hablado con anterioridad sobre muchas de sus ciudades y lo mucho que nos gustan, así que hemos decidido reunirlas en un mismo post para que puedas planificar mejor tu escapada a esta región.

Lo mejor es alquilar un coche (recuerda los consejos que ya te dimos sobre cómo hacerlo en Italia) para así recorrerla con total libertad e incluso poder parar por el camino donde te apetezca (porque seguro que te apetecerá, créenos, a la vista de los pueblecitos y parajes monérrimos que atravesarás). Nuestra propuesta es para 5-7 días de road trip, pero si dispones de más, nos darás mucha envidia pudiendo conocer todos y cada uno de los rincones de esta zona del Norte de Italia que nos encanta.

El punto de partida obvio para cualquier viajero que vaya a recorrer la Toscana es su bella capital, Florencia (salvo que llegues en barco, en cuyo caso probablemente atraques en el puerto de Livorno). Esta capital italiana no traiciona las expectativas, y eso que siempre son altas, sino más bien lo contrario: el Puente Vecchio, la Catedral de Santa María del Fiori, la Piazza della Signoria, el arte de las Galerías Uffizzi y los paseos por sus calles. Para no quedarse corto, mejor léete el post completo que le dedicamos.

La torre Campanile del Giotto junto a la Catedral de Florencia

La torre Campanile del Giotto junto a la Catedral de Florencia

A continuación, proponemos poner rumbo a Siena pero con dos paradas intermedias de lujo. Primero, atravesamos el valle de Chianti, famoso mundialmente por sus vinos y salpicada de preciosos pueblos medievales perfectamente conservados y bellos paisajes verdes. Recomendable detenerse en alguno de estos pintorescos pueblos y probar un vino local: no todos los días se atraviesa una de las mejores regiones vinícolas de Europa.

Y segundo, recorrer la ciudad de San Gimignano, famosa por sus torres que divisarás perfectamente desde la carretera. Las familias ricas competían en la Edad Media por construir la torre más alta para hacer alarde de su poder: de las 72 que hubo en este municipio se conservan 15. Se puede subir a alguna de ellas y disfrutar de las preciosas vistas, tanto de San Gimignano como de las verdes colinas toscanas que lo rodean.

San Gimignano, en la Toscana italiana

San Gimignano, en la Toscana italiana

En Siena hay dos visitas obligadas fundamentales: la Piazza del Campo y la preciosa Catedral. La primera es una de las mejores plazas medievales de Europa, se conserva perfectamente, con su forma de concha, su suelo empedrado y delimitada por el Palazzo Pubblico, la Torre del Mangia y la Fonte Gaia. Locales y turistas se sientan habitualmente en esta plaza, famosa mundialmente por acoger dos carreras anuales de caballos muy peculiares, el Palio. 

Piazza del Campo en Siena

Piazza del Campo en Siena

La Catedral de Siena es una de las más bellas que hemos visto nunca: ya por fuera es impresionante con su fachada de mosaicos multicolor, pero realmente merece la pena verla por dentro también, sobre todo por sus suelos de mármol muy ricamente decorados con distintas escenas religiosas y paganas.

Fachada de la impresionante y multicolor catedral de Siena

Fachada de la impresionante y multicolor catedral de Siena

De vuelta a la carretera la ruta continúa hacia Lucca, pero con parada técnica en Pisa. Realmente aquí hay poco más que hacer que ver la famosísima torre inclinada, hacerse las fotos de rigor jugando con la perspectiva y recorrer la Piazza dei Miracoli donde se encuentra ésta, junto con la Catedral. Cerca hay una zona de restaurantes y puestos de comida donde abastecerse si el hambre aprieta.

No hacen falta presentaciones: la torre inclinada de Pisa

No hacen falta presentaciones: la torre inclinada de Pisa

Y llegamos a Lucca. Para nosotros la ciudad más especial de la Toscana, por encima de la mismísima Florencia. Por ello la elegimos como campo base para recorrer esta región y ya le hemos dedicado un post completo contándote todo lo necesario. ¿Y qué hace diferente a esta ciudad amurallada, a priori una más de tantas de esta zona? Su Plaza del Anfiteatro, su Catedral, la espectacular fachada de su Iglesia de San Miguel en Foro, su muralla medieval peatonal, sus calles empedradas, sus enotecas y restaurantes… ¡Nos morimos por volver!

Puestos de flores en la Plaza del Anfiteatro de Lucca

Puestos de flores en la Plaza del Anfiteatro de Lucca

Nosotros elegimos alojarnos en Siena y en Lucca y desde ambas ya recorrer el resto de ciudades, pero obviamente las opciones son tantas como lugares hay en la Toscana. Si decides seguir nuestros pasos, en Siena te recomendamos un hotel monísimo a las afueras de la ciudad: Casa San’t Ansano. Y en Lucca, donde pasamos más noches, elegimos un cómodo y funcional apartamento fuera de las murallas, Il Nido della Rondine. En ambos casos, al ir con coche nos resultaba más cómodo no quedarnos en el centro donde el tema del aparcamiento siempre es más complicado.

Por último, un extra: Cinque Terre. Aunque no pertenece administrativamente a la Toscana, su cercanía favorece una escapada de la que seguro no te arrepentirás. Cinco pueblecitos con casas de colores encaramadas en acantilados rocosos sobre el mar que son todo un espectáculo para la vista (para convencerte del todo, lee el post completo que le dedicamos).

Anuncios

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: