Siempre lo decimos: para nosotros el viaje empieza cuando comenzamos a prepararlo e informarnos sobre el destino. Por eso al final el disfrute es mucho mayor. Ahora se extiende incluso más por el hecho de recordar cada paso y cada detalle en el blog. Pero si eres de los nuestros, que te gusta ir bien preparado, o bien si ya estás por Perú y necesitas algún consejo de último momento, ¡ahí va nuestra guía!

¿Cómo llegar?

En avión. Desde España no queda otra, claro. Son unas 12 horas de trayecto desde Madrid. Volamos con Latam. A la vuelta tuvimos un problemilla de conexión de vuelos y perdimos el de regreso. Pero nos dieron billetes para el día siguiente y nos alojaron con gastos pagados en un hotelazo 5 estrellas en Lima, así que ninguna queja (nada que ver con la terrible experiencia de Air Madagascar).

Itinerario

Ya te lo contamos por aquí, pero repetimos. Visitamos solo la zona central y sur del país (¡habrá que volver para conocer el norte!). Resumidamente:

Lima -> Islas Ballestas -> Paracas -> Huacachina e Ica -> Nazca -> Arequipa -> Cañón del Colca -> Puno y lago Titicaca -> Cuzco -> Valle Sagrado -> Machu Picchu -> Puerto Maldonado (selva) -> Lima

¿Cuándo ir?

Perú está en el hemisferio Sur, lo que significa que las estaciones allí van al revés que en España. Su verano es nuestro invierno. Sin embargo, el clima y la temporada idónea para viajar dependen principalmente de la zona a visitar:

  • La costa es árida y sin precipitaciones durante todo el año. En verano, lógicamente, las temperaturas son más altas, con lo que si quieres disfrutar de la playa, tendrás que ir en esos meses (recuerda: nuestro invierno).
  • En la zona del interior, debido a la gran altura a que está, el clima es extremo: las temperaturas en invierno son frías, mientras que en verano, durante el día, son muy elevadas y el sol es abrasador, pero por la noche bajan considerablemente. Lo ideal por tanto son las estaciones intermedias.
  • La selva en cambio es cálida y lluviosa. Entre junio y agosto es cuando menos precipitaciones se producen.

En nuestra experiencia, junio es un gran mes para visitar Perú. Ni mucho frío ni mucho calor. No puedes tomar el sol en la playa, pero en el resto de lugares del país el tiempo te permite hacer cualquier actividad.

Mal de altura

Después de nuestra experiencia en Bolivia a 5.000 metros de altura, lo cierto es que llegamos a Perú un poco inmunizados. Pero no se puede bajar la guardia y es conveniente prevenir porque en el país inca también se alcanzan grandes altitudes en su área central, sobre todo cruzando los Andes desde el Valle del Colca hasta Puno. Encontrarás infusiones de coca y de maca en todos los establecimientos y hoteles, nunca las rechaces. También hay galletas, caramelos, chicles… Y siempre puedes masticar directamente hoja de coca, que es lo más efectivo . El proceso consiste en tomar 3 o 4 hojas con un poco de ceniza natural, generalmente de tallo de quinua, lo que le da un toque dulzón a la mezcla, y reblandecerla con saliva hasta hacer una pasta que debes colocar en uno de los extremos de la boca durante unos 15 – 20 minutos. ¡Mano de Santo!

Camino del Valle del Colca, entre volcanes y gran altura, como este mirador a 4.900 metros

Camino del Valle del Colca, entre volcanes y gran altura, como este mirador a 4.900 metros

Moneda

La moneda peruana es el nuevo sol. Un euro equivalía aproximadamente a 3,6 soles, en el momento de nuestro viaje (junio de 2016). Es conveniente moverse con soles porque en muchos establecimientos no se puede pagar con tarjeta o aunque sea posible, te cobran un poco más para compensar la comisión. Es mejor cambiar en las casas de cambio que en el aeropuerto y preferiblemente en las ciudades grandes.

¿Cómo desplazarse?

Bus, coche, tren, avión y barco. Al fin y al cabo recorrimos medio Perú, con lo que fue necesario probar casi todos los transportes.

Autobús. Lo utilizamos en la mayor parte del viaje: prácticamente desde Lima hasta Cuzco, con las paradas que fuimos haciendo en las distintas ciudades. Y fue una de las sorpresas más agradables por su comodidad y buen servicio. Se trata de líneas privadas premium, algo más caras que las normales, pero extremadamente eficientes y muy recomendables para los trayectos largos por el país. De Lima a Arequipa viajamos con la compañía Cruz del Sur. Son buses de 2 pisos: la primera clase está en la planta baja. Fuimos en segunda, pero no podemos decir más que maravillas. Asientos cien por cien reclinables, apoya piernas, refrigerios… Desde el Cañón del Colca, concretamente desde el pueblo de Chivay, hasta Puno fuimos con la empresa 4m: es un autobús de perfil turístico, no tan cómodo como los de Cruz del Sur, con varias paradas durante el camino y un guía que va haciendo explicaciones de los lugares por los que pasamos. Igual era el que nos llevó de Puno a Cuzco, Turismo Mer, en un recorrido de un día entero. El total de trayectos en bus fue:

  1. Lima -> Paracas. Cruz del Sur. 3h 30 minutos
  2. Ica -> Nazca. Cruz del Sur. 2 horas
  3. Nazca -> Arequipa. Cruz del Sur. 9 horas
  4. Chivay -> Puno. 7 horas. Con paradas turísticas
  5. Puno -> Cuzco. 10 horas. Con paradas turísticas y para almorzar.

Coche. Lo usamos simplemente para recorrer el Cañón del Colca y el Valle Sagrado, como parte de las excursiones guiadas que teníamos contratadas con Viajes Pacífico para conocer estos lugares.

Tren. Uno de los trayectos más bonitos del viaje, que fue un disfrute en sí mismo, es el tren que tomamos de Ollantaytambo a Aguas Calientes (o Machu Picchu pueblo). Si vas a visitar la mítica ciudad inca, seguro que llegas en este tren al pequeño pueblo del que salen los autobuses para subir a Machu Picchu. El camino de vuelta, esta vez hasta Cuzco, también lo hicimos del mismo modo. Hay un par de compañías que lo realizan: Inca Rail y Peru Rail. Fuimos con ésta última, en la clase Vista Dome, con vagones con amplios ventanales laterales y en el techo.

Las vistas desde el tren de Cuzco a Aguas Calientes, atravesando el Valle Sagrado junto al río Urubamba, son espectaculares

Las vistas desde el tren de Cuzco a Aguas Calientes, atravesando el Valle Sagrado junto al río Urubamba, son espectaculares

Avión. Perú es un país grande, concretamente el tercero de mayor extensión en Sudamérica (tras Argentina y Brasil) así que si quieres recorrer un poco más allá de la típica ruta por el centro del país, el avión se hace imprescindible. Cogimos un par de vuelos internos con Latam, de Cuzco a Puerto Maldonado para conocer la selva amazónica y otro de aquí a Lima. La experiencia no fue muy buena porque hubo retrasos considerables en ambos, la información en las pantallas del aeropuerto era nula y varios peruanos nos explicaron que era lo habitual. ¡Así que paciencia!

Barco. Y por último, una vez en Puerto Maldonado, para adentrarnos en la selva, el único medio de transporte posible es el barco. Por el río Madre de Dios nos desplazamos para llegar y salir del hotel, para hacer excursiones nocturnas y diurnas, para recorrer el Lago Sandoval… ¡No nos faltó nada, como ves!

Típico barco que se usa para los desplazamientos en el río Madre de Dios, en la selva amazónica de Perú

Típico barco que se usa para los desplazamientos en el río Madre de Dios, en la selva amazónica de Perú

¿Dónde dormir?

Los alojamientos en Perú nos parecieron de alto nivel y todos los hoteles fueron más qué correctos. No obstante, te damos el listado y algún comentario para cada uno:

  • La Hacienda, Lima (1 noche). En Miraflores, el barrio con más hoteles y restaurantes. Apenas estuvimos para tomar un pisco sour en su bar y dormir unas horas antes de continuar camino. Habitación amplia, quizá un poco anticuada.
  • La Hacienda Bahía de Paracas (1 noche). La estrella del viaje. A pie de playa, con una piscina infinita, habitación amplísima y moderna, con terraza, y un sin fin de instalaciones (desde canchas deportivas varias hasta un museo propio de objetos precolombinos de la colección privada del propietario). De los mejores desayunos de Perú y el restaurante, a la carta, es super recomendable. La única pega, por decir algo, es que está muy alejado del centro de Paracas.
Panorámica de los jardines y la piscina en La Hacienda de Bahía Paracas

Panorámica de los jardines y la piscina en La Hacienda de Bahía Paracas

  • Casa Andina Classic, Nazca (1 noche). Esta cadena hotelera está por todas las ciudades y lugares emblemáticos de Perú. Tienen  varias categorías de alojamiento y la “classic” se corresponde con la básica. Por tanto, habitaciones funcionales y prácticas, wifi solo en las zonas comunes y restaurante correcto. Éste de Nazca está muy bien situado en el centro de la ciudad, con lo que es recomendable salir a dar una vuelta y probar alguno de los restaurantes cercanos.
  • Casa Andina Classic, Arequipa (2 noches). Exactamente igual que el anterior (es lo que tienen estas cadenas, que todos los hoteles son muy similares, estés donde estés). Lo mejor, nuevamente, su ubicación, sobre todo porque Arequipa es una ciudad con mucha vida y salir por la noche a dar una vuelta por el centro y probar sus restaurantes y bares es de lo mejor.
  • Casa Andina Classic, Colca (1 noche). Está en el pueblo de Chivay, en medio del Valle del Colca. El pueblito da para poco más que un paseo por el mercado y la plaza, pero el hotel tiene su encanto, al estar formado por cabañas. También cuenta con un observatorio astronómico (cerrado cuando nosotros estuvimos, desafortunadamente) e incluso con servicio de bombonas de oxígeno para combatir el mal de altura.
  • Eco Inn, Puno (1 noche). Hotel correcto sin más. Lo mejor eran las vistas al lago Titicaca pero está demasiado alejado de Puno (había que coger un taxi incluso aunque seas de los que les gusta caminar como es nuestro caso). Es el único alojamiento que cambiaríamos si volviésemos.
  • Los Portales, Cuzco (3 noches). Su ubicación es inmejorable, frente al Coricancha (o Templo del Sol), en la calle donde están todas las casas de cambio y que termina en la Plaza de Armas. Lo disfrutamos mucho porque nuestra estancia en Cuzco coincidió con las fiestas locales, así que poder salir por la noche y volver caminando tranquilamente fue un puntazo.
  • Hotel Augusto’s, Urubamba (1 noche). Un exótico jardín y sus amplísimas habitaciones (teníamos 2 camas de matrimonio enormes) es lo más destacable de este alojamiento. Está a un paseo del centro de Urubamba, pero el pueblo tampoco tiene gran cosa. Dormimos una noche aquí porque dedicamos 2 días a recorrer el Valle Sagrado, pero desde nuestro punto de vista habría sido más interesante quedarnos en Cuzco, incluso a costa de tener luego desplazamientos un poco más largos durante el día.
  • El Mapi, Aguas Calientes (1 noche). Hotel modernísimo, en cuanto a la decoración y arquitectura y porque aún están construyendo habitaciones. A dos pasos de la parada de autobuses para subir a Machu Picchu y con mucha animación. Tenía el buffet de desayuno más completo de nuestra estancia (aunque poco lo pudimos aprovechar por el madrugón para subir temprano a Machu Picchu).
  • Inkaterra Hacienda Concepción, Puerto Maldonado (2 noches). Un eco lodge maravilloso en mitad de la selva amazónica, a orillas del río Madre de Dios, con cabañas perfectamente mantenidas y un restaurante de quitar el hipo. Debido a su situación junto a la reserva de Tambopata, es posible ver montones de animales sin salir de sus instalaciones (los monos aulladores campan a sus anchas allí). En realidad no se trata solo del alojamiento, sino que contratas un paquete completo con excursiones, comidas, traslados en barco y varias salidas nocturnas, así que se trata más bien de vivir una experiencia completa de conocimiento de la selva. Nos encantó.
La Hacienda Concepción, junto a la reserva Tambopata, en la Amazonia peruana

La Hacienda Concepción, junto a la reserva Tambopata, en la Amazonia peruana

  • Bonus track: Hotel Los delfines, Lima (1 noche). Por culpa del retraso del vuelo interno de Puerto Maldonado a Lima (o gracias a él), contamos con un día extra en Perú, a costa de la aerolínea Latam. Nos alojaron en este hotelazo cinco estrellas, super lujoso, aunque más bien enfocado a tema negocios, en el que nunca nos habríamos hospedado por nuestra cuenta. A caballo regalado…

Restaurantes y bares

Ya os dijimos que la gastronomía fue uno de los grandes alicientes del viaje por Perú. Para muestra…

Restaurante del hotel La Hacienda de Paracas. Un poco caro de precio, pero la comida es espectacular. Por supuesto, la especialidad son pescados y mariscos. Allí tomamos uno de los mejores ceviches que probamos en Perú. Y si te apetece un buen pisco, en el bar del mismo hotel tienen una carta extensísima con distintos cócteles.

Ceviche (o cebiche), el plato por excelencia en la costa peruana. Éste del restaurante del hotel La Hacienda de Paracas estaba espectacular

Ceviche (o cebiche), el plato por excelencia en la costa peruana. Éste del restaurante del hotel La Hacienda de Paracas estaba espectacular

La Encantada, Nazca. En la avenida Bolognesi los hoteles y restaurantes se suceden uno tras otro, con lo que si buscas comer o cenar en Nazca, ésta es tu calle. La Encantada estaba recomendado en Lonely Planet y no falló.

Katari Hotel, Arequipa. El café de su azotea tiene las mejores vistas sobre la Plaza de Armas y la Catedral de Arequipa. Su coste medio es alto, debido precisamente a esto, pero merece la pena tomar un café o una bebida a cambio de disfrutar de la panorámica y traerte las fotos de recuerdo.

Arequipa, la ciudad blanca. Vista de la Plaza de Armas, la Catedral y los volcanes, desde el café terraza del hotel Katari

Arequipa, la ciudad blanca. Vista de la Plaza de Armas, la Catedral y los volcanes, desde el café terraza del hotel Katari

Chicha, en Arequipa y Cuzco. La mejor cena del viaje (y una de las mejores de nuestra vida). Su chef, Gastón Acurio, es ahora mismo de los más reconocidos a nivel internacional y entendemos por qué. Platos clásicos modernizados y un precio ajustado para la calidad de su carta son las claves. Sea en Arequipa o en Cuzco, no te lo pierdas.

Rocoto con salsa de camarones: uno de los espectaculares platos que probamos en el restaurante Chicha, del aclamado chef Gastón Acurio

Rocoto con salsa de camarones: uno de los espectaculares platos que probamos en el restaurante Chicha, del aclamado chef Gastón Acurio

Pacha Mixology, Puno. Una gran sorpresa que encontramos sin querer: caminando por la calle central de Puno, entramos por casualidad en este bar y alucinamos con su carta de cócteles futuristas. ¡El pisco sour nitrogenado es espectacular!

Cócteles increíbles en Puno: ¡vaya descubrimiento!

Cócteles increíbles en Puno: ¡vaya descubrimiento!

Museo del Pisco, Limo y Fallen Angel, Cuzco. La antigua capital inca nos conquistó. Ayudó el que estuviesen en fiestas con animación y bailes continuos en la calle, celebrando el Inti Raymi (fiesta del sol inca) ya desde un mes antes de la fecha señalada (el 24 de junio). El listado de restaurantes y bares a visitar era bastante largo, pero como no había tiempo para todos, aquí los elegidos.

  • El Museo del Pisco tiene una larga carta de piscos y una más breve de tapas, pero la combinación de ambos es fantástica: ojo a su oferta de 4 chilcanos (piscos de distintos sabores con soda) y una tapa por 50 soles.
  • El restaurante Limo está en plena Plaza de Armas, su especialidad son los pescados y mariscos, con lo que, nuevamente, pedir uno de sus ceviches o tiraditos es obligatorio.
  • Fallen Angel es uno de los bares más curiosos donde hemos estado nunca. Podría estar en Nueva York o en Berlín sin desentonar ni un pelo, pero no, está en Cuzco. La decoración es espectacular: cerdos voladores, ángeles, estrellas, mesas que son bañeras con peces a modo acuario, enormes sofás rojos… ¡Una locura! La cocina no está mal, pero tomar lo que sea en ese ambiente es realmente lo que importa.
La decoración del bar Fallen Angel en Cuzco no deja indiferente

La decoración del bar Fallen Angel en Cuzco no deja indiferente

Restaurante de La Hacienda Concepción, Puerto Maldonado. Cuando sabes que vas a estar 3 días en medio de la selva, en un lodge perdido en la naturaleza y sin civilización alrededor, rezas para que la cocina del hotel sea decente pues no vas a tener alternativa. ¡Nuestras plegarias fueron atendidas! Probablemente después de Chicha, el lugar donde mejor comimos en Perú fue, paradojas de la vida, en mitad de la Amazonia. Entre otros deliciosos platos, mención merece el paiche, el pez más largo que se pesca en el río Madre de Dios.

Todos los lugares y establecimientos mencionados en este post, están ubicados en este mapa. Despliega el menú con las distintas capas para acceder a los que más te interesen.

 

Anuncios

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

9 Comment on “Guía de viaje de Perú

  1. Pingback: Descubriendo Machu Picchu | Vagamundos

  2. Pingback: #viajarparaver en Perú | Vagamundos

  3. Pingback: ¡Nos vamos a Perú! | Vagamundos

  4. Pingback: Arequipa, la ciudad blanca de Perú | Vagamundos

  5. Pingback: La Selva de Madre de Dios | Vagamundos

  6. Pingback: Las sorprendes islas Ballestas | Vagamundos Viajeros

  7. Pingback: Sobrevolando las líneas de Nazca | Vagamundos Viajeros

  8. Pingback: Consejos para fotografiar animales salvajes: Reptiles | Vagamundos Viajeros

  9. Pingback: Cuzco, el ombligo del mundo | Vagamundos Viajeros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: