Vaga. Viaja fuera de tus paredes. Adéntrate en mundos de agua donde no importa tu comodidad. Pero abrígate, haz maletas con capas de ropa que puedas quitar, nunca sabrás cual vas a necesitar.

Islandia_Svartifoss_lluvia

Siente como la pátina de la sociedad se diluye al ritmo de las gotas que empapan tu ropa y grita. Como un loco… Uno libre…. O busca cobijo, chapoteando en los charcos como cuando todo era nuevo. O esquívalos protegiendo tus calcetines. Hazlo, elige, vive ese presente.

Cascada Gljufrabui: el agua cae dentro de una cueva

Mira paisajes exuberantes de verdes y cascadas, de ríos ensordecedores, de páramos de musgo, de días grises, de cortinas negras al horizonte. Huele tierra mojada, siente ese olor que creías que habías olvidado, deja salir a tu yo animal.

Las Tierras Altas en Sri Lanka envueltas en niebla y lluvia

Cuenta los tipos de lluvia que encontraste: las finas, las que no notas, las que dejan esferas inmóviles en los cristales, los ríos que bajan por la luna de tu coche y no te dejan ver, las que caen verticales y las que parecen horizontales, las que refrescan y las que hielan.

Gotas de lluvia en la ventana del ferry por Milford Sound, Nueva Zelanda

Y cuando consigas guarecerte de la tormenta, siente como el estrés desaparece al ritmo que la luz se filtra por las nubes. Escucha la lluvia, en los cristales, en el techo, en los charcos.

La luz filtrándose a través de las nubes sobre las montañas de Cantabria, España

Sigue sus formas, oye su ruido, nómbralas con nombres  de niños: montaña… perro… nube de algodón…. Con nombres de dioses: Indra… Zeus… Marna… O con nombres de ciencia: cirros… estratos… cumolonimbos…. Con todo aquello que te enseñaron y que no existe, que no es lo que estás viendo ahí y ahora. El río que miras nunca es el mismo cuando vuelves a mirarlo, rompe esas verdades aprendidas.

Atardecer sobre las montañas de Cantabria, España

Siente el frío que combate tu cuerpo, deja que despierte de la vida tranquila que lo aletarga. Aliméntate de algo caliente y paladea esa sopa como ninguna otra: no la podría hacer el mejor chef del mundo, ese momento es real. No importa nada más.

Cielo de nubes y lluvia sobre la negra tierra de Islandia

Y cuando vuelvas a los laberintos humanos de hormigón en los que muchas veces nos perdemos y que nos alejan de lo importante acuérdate de que la naturaleza está ahí fuera y hay algo dentro de ti que le pertenece.

Visita bajo la lluvia por los tejados de la Catedral de Santiago de Compostela, Galicia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: