La red de metro de Estocolmo no es solo un cómodo medio de transporte: es la galería de arte más extensa del mundo. Más de 90 de sus estaciones están decoradas con obras de 150 artistas que puedes conocer saltando entre sus líneas de metro.

Vaya por delante que visitarlas todas nos parece prácticamente imposible salvo que pases una larga temporada en la ciudad, con lo que basándonos en los consejos de La Gran Escapada y la estupenda web de turismo de Estocolmonos centramos en intentar llegar únicamente a las más famosas. Al final ni siquiera nos dio tiempo al total de las preseleccionadas. Pero si tú tienes más margen, te las marcamos en el plano del metro para que te sea más fácil orientarte y planear tu ruta.

Plano del metro de Estocolmo con las principales estaciones artísticas a visitar

La parte buena es que el horario de visita en este caso es muy amplio, mucho más que cualquier otra atracción turística que visitamos. Además las horas de luz son indiferentes, con lo que es un buen plan pasar la mañana en el exterior y por la tarde, cuando ya haya anochecido, sumergirte en este mundo subterráneo. Y si prefieres hacer una investigación más en profundidad, este mapa interactivo con información e imágenes de todas y cada una de las estaciones te encantará.

Nosotros dividimos el recorrido en dos tardes. Una vimos las estaciones de las líneas verde y azul (unas 2 horas) y la otra, las de la línea roja (1 hora).

Línea Azul

Kungsträdgården. En pleno centro de Estocolmo, ya el acceso a la estación con una gran estatua avisa de lo que vas a encontrar dentro. Representa el Jardín del Rey, el parque bajo el que se sitúa, y el Palacio Makalos, construido en ese mismo emplazamiento en el siglo XVII y destruido en el XIX. Excavaciones arqueológicas, enredaderas, antiguas columnas, estatuas, suelo multicolor… ¡Una locura! Esta sensación de entrar en un lugar y no saber dónde mirar por la cantidad de inputs que estás recibiendo.

T-Centralen. La estación central, por la que pasarás sí o sí y la primera en ser decorada de la red de metro en 1957. Está decorada con relieves en tonos blancos y azules, que emulan motivos florales y simbólicos. También hay un área con representaciones de trabajadores y artesanos.

Estación de metro Central en Estocolmo

Västra Skogen. Nuevamente paredes y techos cavernosos simulando que te adentras en una cueva, solo que aquí se combinan con grandes superficies construidas en azulejo y que simulan estructuras geométricas, mezclando formas y colores. No es de las más espectaculares, pero merece la pena si te pilla a mano.

Mosaico de azulejos en la estación de metro Vasta Skogen en Estocolmo

Solna Centrum. Por las escaleras mecánicas accedes a un enorme hall con un techo cavernoso de color rojo chillón y paredes negras. Al entrar en la estación el rojo de las paredes convive con el verde y con montones de dibujos que evocan un bosque de abetos de un kilómetro de largo. Todo para llamar la atención contra la deforestación, la destrucción de la naturaleza y el abandono de las zonas rurales. Una de nuestras favoritas.

Línea Verde

Thorildsplan. La única estación de las que visitamos que está en la superficie y al exterior. Y nos lo pasamos como enanos recorriéndola. Está decorada a base de azulejos con las figuras típicas de los videojuegos ochenteros, como el comecocos o esas setas que daban vidas extra a Super Mario Bros. La parada de metro más divertida, sin duda.

Hötorget. Es probablemente la estación menos espectacular de todas las que visitamos. Conserva la decoración de los años 50 en que fue construida, con las señales e indicaciones originales y con sus paredes conformadas por pequeños azulejos (sí, recuerdan a las de unos aseos). En los 90 se añadieron las luces de neón estrechas, alargadas y que parecen retorcerse en el techo, que le aportan su distinción estética.

Luces de neón en el techo de la estación de metro Hötorget, en Estocolmo

Línea Roja

Stadion. El nombre ya da una primera pista: los motivos y figuras olímpicas lo terminan por confirmar. La estación es un homenaje a los Juegos que se celebraron en el Estadio de Estocolmo en 1912 y que se ubica cerca de esta parada de metro. El colorido contraste de los anillos olímpicos dispuestos como un arco iris y el techo azul es una maravilla.

Estación de metro Stadion en Estocolmo

Tekniska Högskolan. La decoración de esta estación está marcada por el lugar al que da acceso: el Instituto Tecnológico. Los cuatro elementos principales (tierra, agua, aire y fuego) así como los grandes descubrimientos científicos y tecnológicos inspiran sus formas, pinturas y esculturas.

La estación de metro Tekniska Hogskolan, junto al Instituto Tecnológico de Estocolmo

Universitetet. ¿Cuántos estudiantes de camino a la Universidad habrán repasado la lección mirando las paredes de esta estación? Cubierta por azulejos con dibujos, mapas y fórmulas matemáticas, representan los 12 viajes de Carlos Linneo, uno de los principales científicos de la historia y sueco, que ideó el sistema de nomenclatura de los seres vivos.

Estamos seguros de que coger el metro cada mañana para ir a trabajar o estudiar tiene que ser mucho más entretenido con unas estaciones como éstas, ¿verdad? 😉

¿Y tú, has estado en el metro de Estocolmo? ¿Hay alguna otra estación que quieras recomendarnos? Si te animas a visitar esta ciudad, te dejamos todos nuestros consejos para organizar una escapada en nuestra guía de viaje.

Anuncios

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

2 Comment on “Metro Arte en Estocolmo

  1. Pingback: 48 horas (navideñas) en Estocolmo | Vagamundos Viajeros

  2. Pingback: Guía de viaje de Estocolmo | Vagamundos Viajeros

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: