La Senda del Oso en Asturias transcurre sobre una antigua vía de ferrocarril que unía Tuñón con Teverga y Quirós, para la explotación minera de la zona. Hoy es en cambio una pista peatonal y ciclista, muy popular debido a su sencillez y belleza, apta para todas las edades y que no requiere de gran forma física.

En España existen más de 2.600 kilómetros de líneas ferroviarias en desuso que han sido reconvertidas en itinerarios ciclistas o senderos peatonales como parte del Programa Vías Verdes. La Senda del Oso es una de ellas, de las más populares.

En total el recorrido comprende más de 40 km pues el trazado es en forma de Y. De Truñón al Entralgo son unos 20 km, el recorrido más frecuente, y en paralelo al río Trubia. Perfectamente señalizada, se reconstruyeron también los puentes que cruzan sobre los ríos que atraviesa la ruta y los túneles bajos los que circulaba el tren.

Mapa de los Valles del Oso y la Senda del Oso

Pero, ¿de dónde le viene el nombre de “Senda del Oso”? La zona que atraviesa esta ruta en el centro de Asturias se denomina precisamente Valles del Oso y comprende los concejos de Proaza, Quirós, Santo Adriano y Teverga. Estos valles, ríos y montañas albergan una de las últimas poblaciones de oso pardo de España, con lo que es posible avistarlos por aquí.

El oso pardo es el animal terrestre más grande de la fauna ibérica. Se cuentan unos 260 individuos en la región cantábrica, si bien la mayoría se encuentran en Asturias. La subespecie cantábrica es la más pequeña de las de oso pardo: los machos pueden sobrepasar los 180 kg mientras las hembras rondan los 100 – 140 kg. El olfato es su sentido más desarrollado y le permite detectar presas, parejas sexuales y peligros a largas distancias.

 

 

Precisamente, uno de los reclamos de la senda es el cercado donde se encuentran las osas Paca y Molinera (antes estuvo Tola pero falleció recientemente). Éste se construyó para albergar a estas dos ejemplares de oso pardo cantábrico cuando fueron rescatadas de cazadores furtivos. Huérfanas y sin ser posible su reintroducción al medio natural, la Fundación Oso de Asturias (FOA) acondicionó este espacio de más de 4 hectáreas, como parte de sus actividades y acciones para la divulgación y protección de esta especie.

Es frecuente ver a estas osas cuando pasas por la senda a la altura de los cercados. Hay muchos carteles con información sobre la especie y sobre la labor de la Fundación. Cuando hicimos la ruta, encontramos a ambas. Nos causó bastante impresión verlas tras la cerca… Somos firmes defensores de que los animales deben verse (o no verse) siempre en libertad. Entendemos que en el caso de Paca y Tola, cuya reintroducción a su ecosistema no era posible, se optase por esta solución y comprendemos el fin didáctico y de preservación del oso que se busca. Pero no pudimos evitar cierto sentimiento de pena al verlas así…

Los cercados oseros de la Fundación Oso de Asturias que encuentras en la Senda del Oso

Aunque lo más recomendable es recorrer la senda pedaleando y hay muchos puestos de alquiler de bicicletas en distintos puntos de su trazado, nosotros decidimos ir a pie. Hacerla completa andando no era viable por falta de tiempo: el trazado es lineal luego hay que ir y volver. Si por ejemplo eliges ir de Tuñón al Entralgo que son 20 kilómetros, en total recorrerás 40 para volver al punto de salida.

Por tanto, teníamos que elegir qué tramo del total de la senda conoceríamos. En vez de arrancar en Tuñón, que es su punto de inicio original y donde hay un centro de interpretación, nos incorporamos en el área recreativa de Buyera, que tiene aparcamiento gratuito y que es el punto de acceso para los cercados oseros también. Comenzamos a andar desde allí y en apenas 800 metros llegamos a las instalaciones de la Fundación Oso de Asturias.

Acceso a la Senda del Oso desde el Área Recreativa de Buyera

Unos metros más adelante llegamos a la Central Hidroeléctrica de Proaza. Cruzando un puente a la derecha puedes entrar en este pequeño municipio, donde puedes ver la Casa del Oso, sede de la FOA. Si no quieres desviarte, continuas recto, por la margen izquierda del río Trubia.

 

 

A partir de aquí la ruta se vuelve mucho más bonita al atravesar bosques, túneles en la roca, cañones… Dejas de ver pueblos y casas cerca, con lo que tienes más la sensación de estar en plena naturaleza.

 

 

Así llegamos al desfiladero de Peñas Juntas, “donde las rocas se besan”: el punto más espectacular de nuestro itinerario. Las paredes de piedra se unen hasta apenas permitir el paso del río mientras los rayos de sol se cuelan entre ellas. Toda una visión. Atraviesas este cañón bajo largos (y húmedos) túneles excavados en la propia roca para salir al otro lado del desfiladero.

 

En total hemos andado 5 kilómetros y medio desde el inicio, así que emprendemos el camino de vuelta: volvemos por la misma senda (recuerda que es una ruta lineal) y pasamos por los mismos puntos que a la ida. Con el día de sol que hemos tenido y viendo la facilidad del trazado, nos arrepentimos de no haberla hecho completa y pedaleando. ¿La próxima vez?

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

2 Comment on “La senda del Oso en Asturias

  1. Pingback: Compañeros de ruta: playa, montaña, ciudades con encanto, islas paradisiacas… ¡difícil elección! – ¡Turismo guay!

  2. Pingback: playa, montaña, ciudades con encanto, islas paradisiacas... ¡difícil elección! - Turismo En Mexico

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Google+
https://vagamundosviajeros.com/2018/07/04/senda-del-oso-asturias-tunon-proaza">
Twitter
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: