Llevábamos años queriendo ver con nuestros propios ojos este enclave de la costa vasca, tan icónico y fotografiado, por otro lado, que no haberlo visto alguna vez por televisión o internet es casi imposible. Teniendo en cuenta que solemos hacer una visita anual a Bilbao era imperdonable que no le pusiésemos remedio. ¡Y este año por fin pudimos conocerlo! Un lugar mágico, no sólo por su entorno y su belleza, sino también por las mil historias que lo envuelven: San Juan Bautista, los templarios, el pirata Drake y las brujas figuran entre sus legendarios visitantes. A los que habrá que sumar los protagonistas de Juego de Tronos, serie que ya ha anunciado este lugar entre las localizaciones de su próxima temporada.

Y como todo lugar envuelto por historias y leyendas, llegar hasta él no es sencillo. Gaztelugatxe, en euskera “castillo de roca”, y su ermita de San Juan, que debe su nombre supuestamente a que en ella estuvo San Juan Bautista (su primer visitante ilustre), se encuentra entre las localidades de Bakio y Bermeo, en la costa vizcaína. Se ubica en un islote sólo accesible por un zigzagueante camino de 241 peldaños.

Panorámica de la ermita de San Juan y la costa en Gaztelugatxe

Panorámica de la ermita de San Juan y la costa en Gaztelugatxe

Para llegar hasta la ermita es imprescindible recorrer esta escalinata, si bien en este caso más que nunca, se cumple ese dicho de que lo importante no es la meta sino disfrutar del camino. ¡Menudas vistas! Tanto de la tierra firme que dejas atrás, como de las playas circundantes, el mar, el camino hacia delante y hacia atrás, la ermita en lo alto de la roca… Los 241 peldaños se recorren así lentamente, sin que pesen las piernas, aunque el viento azota con fuerza.

Los 241 peldaños de subida a la ermita de San Juan de Gaztelugatxe

Los 241 peldaños de subida a la ermita de San Juan de Gaztelugatxe

La ermita, construida originariamente en el siglo IX aunque reconstruida en el XIX por el gran deterioro que sufrió, es una construcción sencilla, lo realmente destacable es el lugar donde está enclavada. El camino hasta ella está siempre abierto pero la ermita sí tiene su horario de visita: de martes a sábado hasta las 18.00 y los domingos hasta las 17.00. No cobran entrada, sólo un simbólico euro si quieres hacer fotos en el interior. Cuando estés allí, dos recomendaciones: buscar la baldosa donde San Juan Bautista puso pie y tocar la campaña 3 veces para irte con un pedacito de buena suerte. Y por supuesto: seguir maravillándote con la panorámica de la verde costa. Sin tocar la campana siquiera, nosotros tuvimos la gran suerte de disfrutar de San Juan de Gaztelugatxe en un día soleado y no puedes dejar de mirar y admirar lo que te rodea.

Vamos con los datos prácticos: ¿cómo llegar hasta allí? Si no tienes coche, como era nuestro caso, puedes ir desde Bilbao en autobús urbano de Bizkaibus. Y si vas en verano, estás de enhorabuena porque la línea A3517, que sale de la Plaza Moyúa cada hora (a y 40 minutos, es decir, a las 9.40, las 10.40, las 11.40, etc) alarga su itinerario hasta Bermeo en los meses estivales y tras atravesar Bakio para justo frente al cartel indicativo de acceso a Gaztelugatxe (si tienes dudas pregunta al conductor porque el bus se detiene en la carretera así que es difícil saber previamente en qué momento solicitar la parada). El recorrido desde Bilbao es de aproximádamente 1 hora y 20 minutos.

Para volver, misma parada y mismo bus, teniendo en cuenta que, nuevamente, sólo hay uno cada hora y pasa aproximadamente también a y cada 40 minutos (a las 16.40, las 17.40, las 18.40, etc) siendo el último a las 20.40. Si vas en otra época del año, la cosa se complica: podrías coger un bus desde Bilbao a Bakio (línea 3518) pero te deja a 6 kilómetros de Gaztelugatxe. Desde ahí, las opciones son coger un taxi o caminar.

Tanto si vas en coche propio como en transporte público, siguiendo el cartel indicativo de Gaztelugatxe en la carretera, llegarás a un par de restaurantes situados en pendiente (Gaztelu Begi el primero, Eneperi a continuación) y entre ambos, bien señalizado, está el camino descendente que te llevará hasta la escalinata que conduce a la ermita. Éste es casi más empinado y duro que los 241 peldaños (sobre todo a la vuelta, que toca subir lo que bajaste en primer lugar) y recorrerlo lleva unos 30 minutos. A cambio, puedes detenerte para coger fuerzas y disfrutar de las vistas de la ermita y la costa a medida que avanzas.

Vistas de Gaztelugatxe desde el mirador en el camino de bajada a la ermita

Vistas de Gaztelugatxe desde el mirador en el camino de bajada a la ermita

Para comer, puedes elegir entre los dos restaurantes antes mencionados, donde almorzar sin perder de vista el enclave de Gaztelugatxe: algo ligero y rápido (un par de pintxos en la barra) o a la carta con tiempo para sobremesa. Si hace buen día también puedes llevar tu propia comida y bebida e improvisar un picnic en una pequeña zona junto a la ermita, protegida del viento y con mesas y sillas habilitadas para este fin.

Anuncios

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

2 Comment on “San Juan de Gaztelugatxe

  1. Pingback: San Juan de Gaztelugatxe

  2. Pingback: 2015 Review: Repaso a nuestros viajes | Vagamundos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: