Es imposible no emocionarse al llegar al Roque de los Muchachos y observar la panorámica desde allí. No estamos solo en el punto más alto de la Caldera de Taburiente, principal accidente geográfico de la mitad septentrional de La Palma, sino que es el lugar más elevado de toda la isla en general. Por esto es uno de los imprescindibles en cualquier viaje a la Isla Bonita: de esos que hay que incluir sí o sí en el itinerario.

El inmenso agujero volcánico de Taburiente está rodeado por picos de entre 1.700 y 2.400 metros de altura, los que quedaron en pie cuando el cono volcánico se derrumbó hace millones de años. Y entre todos ellos, Roque de los Muchachos, con 2.426 metros, en el extremo norte de la Caldera, es el más prominente.

Fotografía con lensball desde el mirador de Roque de los Muchachos
Fotografía con lensball desde el mirador de Roque de los Muchachos

Aquí hay un espectacular mirador (en realidad es una red de varios miradores unidos por un sendero, como explicaremos más adelante) y un importante Observatorio Astrofísico: uno de los complejos de telescopios más completos del mundo. Las antenas e instalaciones forman ya parte del entorno a admirar y es posible acceder al interior del Observatorio en visitas guiadas (desafortunadamente, no cuando fuimos nosotros, a consecuencia del coronavirus).

La ubicación geográfica de La Palma en medio del Atlántico y su clima favorecen la formación de nubes entre los 1.000 y 2.000 metros de altura: éstas hacen de espejo y bloquean la contaminación lumínica de las poblaciones de la costa, facilitando así la observación de las estrellas. Por esto se construyó el Observatorio en Roque de los Muchachos y por esto también La Palma es hoy uno de los enclaves más privilegiados del planeta para la observación astronómica y es destino Starlight.

Literalmente, sobre un mar de nubes, en Roque de los Muchachos
Literalmente, sobre un mar de nubes, en Roque de los Muchachos

Desde el Roque de los Muchachos hay una indescriptible vista 360º que incluye la gigantesca Caldera de Taburiente, generalmente cubierta por nubes, los telescopios del Observatorio y, en días despejados, las islas vecinas de Tenerife, La Gomera y El Hierro. Nosotros tuvimos que conformarnos con ver solo el pico del Teide, pero igualmente disfrutamos (y mucho) del resto de paisajes.

Vista del pico Teide al fondo, desde el mirador de Roque de los Muchachos
Vista del pico Teide al fondo, desde el mirador de Roque de los Muchachos

Precisamente por quedar por encima de las nubes, el Roque de los Muchachos casi siempre está despejado y permite buena visibilidad. Pero «casi siempre» es un matiz importante. En nuestro primer intento de visita, al amanecer, con super madrugón incluido, la niebla no nos permitía ver ni a dos palmos. Así que consulta antes el estado meteorológico del Roque para no ir en balde, sobre todo porque la carretera de acceso no es precisamente rápida ni fácil: esta página y ésta con webcams en vivo te serán útiles.

Roque de los Muchachos al amanecer: lluvia y niebla apenas nos dejaban ver nada
Roque de los Muchachos al amanecer: lluvia y niebla apenas nos dejaban ver nada

Puedes acceder en coche a través de la vía de montaña LP-4, que atraviesa la Caldera en diagonal: ya sea desde el este (cerca de Santa Cruz de La Palma) o desde el oeste (Garafía). Desde la capital tardas aproximadamente una hora y media. La carretera no tiene pérdida, pero sí todas las curvas del mundo: conduce despacio y sigue las indicaciones hasta la cima. Aquí, dejando atrás el Observatorio, llegas a un aparcamiento con una caseta de información. El parking es gratuito y cuenta con un número reducido de plazas, no es necesario reservar.

Carretera de subida al Roque de los Muchachos
Carretera de subida al Roque de los Muchachos

Los más valientes pueden llegar a pie, a través de diversos caminos que forman parte de la red insular de senderismo. De hecho, el sendero de gran recorrido GR-131 recorre todo el borde de la caldera, pasando también por el Roque.

El nombre de Roque de los Muchachos se debe a una serie de pequeños roques (formaciones de piedra) de unos 3 metros de altura que están justo en esta cumbre y recuerdan precisamente a un grupo de muchachos. Se encuentran junto al aparcamiento, rodeados por una valla circular (imposible no verlos).

Las formaciones que dan origen al nombre de Roque de los Muchachos
Las formaciones que dan origen al nombre de Roque de los Muchachos

La mayoría de visitantes nos limitamos a un corto pero espectacular paseo desde el parking al Espigón del Roque, el punto más saliente y con mejores vistas a la Caldera, al borde de un acantilado. No es una ruta complicada, ni mucho menos, pero sí es más extensa de lo que podría parecer: pensábamos que sería simplemente salir del coche y dar 4 pasos al mirador, pero pasamos tranquilamente 2 horas yendo y viniendo, parándonos en los distintos miradores a lo largo del sendero empedrado, observando las vistas hacia uno y otro lado y haciendo mil fotos.

Sendero entre los miradores de Roque de los Muchachos
Sendero entre los miradores de Roque de los Muchachos

Las nubes se mueven muy rápido y la panorámica cambia constantemente: donde en un primer instante hay una espesa niebla que lo cubre todo, al momento despeja y puedes observar cada detalle, para volverse a cubrir minutos después. O los jirones de niebla se quedan enganchos en los picos, dejando solo entrever los barrancos. Resulta sorprendente ser tú el que te quedas quieto observando. Por ello te recomendamos que, cuando vayas, lo hagas con tiempo de sobra porque seguro que, una vez allí, no quieres irte.

Pinos cubriendo las paredes de la Caldera de Taburiente, vistos desde Roque de los Muchachos
Pinos cubriendo las paredes de la Caldera de Taburiente, vistos desde Roque de los Muchachos

Lo ideal además es ir al amanecer o al atardecer, cuando la luz se refleja en las nubes y el resultado es más espectacular. Tanto en un caso como en otro, tendrás que conducir de noche por la LP-4 que, como decíamos, tiene su dificultad. Nuestra intentona al amanecer no salió bien, pero en cambio la puesta de sol nos compensó e hizo que mereciese la pena el esfuerzo.

Luz del atardecer en el Roque de los Muchachos
Luz del atardecer en el Roque de los Muchachos

Al tratarse de una carretera de montaña, también le afectan las condiciones meteorológicas, así que consulta siempre su estado antes de planear tu visita: por ejemplo, en invierno puede nevar en el Roque de los Muchachos y formarse hielo en las vías, con lo que la carretera se cierra. Por último, ten en cuenta que el tramo final de acceso al mirador está abierto solo durante el día.

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

2 Comment on “Roque de los Muchachos: en la cima de La Palma

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: