En pocas semanas emprendemos el tercer gran viaje de 2016 (esto de casarse tiene sus ventajas). Es el año que más estamos viajando a destinos lejanos, no sabemos cómo sobreviviremos el 2017… Sea como sea, de momento, el siguiente objetivo es ¡Sri Lanka! Volvemos a Asia después de unos meses muy enfocados en Sudamérica y volvemos a una isla del Índico tras la experiencia en Madagascar.

¿Por qué Sri Lanka?

Porque Diego ha querido. Bueno, aclaremos. Sabíamos que la fecha del viaje tendría que ser septiembre – octubre o ya dejarlo para Navidades. Yo muero de ganas de ir a Japón así que mi propuesta fue otoño en el país nipón. El problema era que suponía organizarlo con muy poco tiempo de margen, como quedó claro al ver que casi todos los alojamientos recomendados (esos “buenos, bonitos y baratos”) estaban ya completos, con lo que al final probablemente se nos habría encarecido de más.

Así que Diego propuso Sri Lanka. Porque él siempre tira más a lo exótico y a la naturaleza y esta isla es de las que tenía entre ceja y ceja desde hace tiempo. Y ahora me alegro mucho de la elección, porque Ceilán tiene un poco de todo: visitas culturales a templos y ciudades milenarias, campos de té y montañas verdes, parques naturales con leopardos, elefantes y cocodrilos en libertad y estupendas playas bañadas por el Índico.

En definitiva, según hemos ido investigando y averiguando más sobre Sri Lanka, más y más nos ha ido apeteciendo y ahora estamos deseando llegar.

Volvemos al Índico, un año después de conocerlo en Madagascar

Volvemos al Índico, un año después de conocerlo en Madagascar

Clima

He aquí nuestro gran dilema. Ceilán cuenta con dos monzones distintos al año, en dos épocas distintas, que pasan por distintas partes de la isla. De octubre a marzo tocan lluvias en el este, el norte y las ciudades históricas. Y de mayo a agosto, en el sur, el oeste y las tierras altas. Yendo a finales de septiembre, principios de octubre, deberíamos estar justo en el tiempo entre los dos monzones y librarnos de ambos (o casi). A ver si es verdad…

La temporada alta se da entre diciembre y marzo, cuando el clima es más seco, sobre todo en las playas del sur. Nosotros iremos en temporada media, cuando se supone que el tiempo será bueno en general en toda la isla y no habrá exceso de turistas.

Visado

Para acceder al país es necesario sacarse el visado de turista pero no puede ser más fácil de obtener: a través de Internet. El visado tiene una duración de 30 días (extensible a un máximo de 6 meses) y un coste de 35 dólares, que también pagas online.

Salud

Aquí jugamos con ventaja, porque hace 2 años estuvimos en Madagascar y ya entonces tuvimos que informarnos sobre cómo prepararnos para un destino exótico y ponernos varias vacunas.

Información, recetas y cartilla de vacunación que nos dieron en la Unidad del Viajer del Carlos III

Siempre conviene informarse de si tu destino requiere vacunaciones o medicaciones preventivas

Como para cualquier viaje, lo primero fue averiguar si efectivamente hay algún riesgo para nuestra salud en Sri Lanka: para ello consultamos esta web.

  • No hay ninguna vacuna obligatoria, salvo si provienes de algún área afectada por fiebre amarilla.
  • Sí hay varias recomendables: tétanos, difteria, fiebre tifoidea, hepatitis A y poliomelitis. Todas las tenemos, así que una preocupación menos. Pero si no es tu caso, debes concertar cita con algún Centro de Vacunación Internacional (aquí te explicamos cómo lo hicimos nosotros)
  • No hay riesgo de malaria, con lo que nos ahorramos la medicación (el famoso malarone) pero sí que iremos bien cargados de repelente de mosquitos para evitar sus picaduras que son en definitiva las causantes de esta enfermedad (y de otros incordios varios).

Seguro

Diego tiene seguro médico con cobertura internacional por su trabajo, pero yo no, así que me ha tocado una vez más contratar un seguro de viajes. Nunca he necesitado asistencia en el extranjero y espero no necesitarla nunca. Pero para eso son los seguros, para no tener que usarlos. Y una vez más, lo he adquirido con IATI: la modalidad Iati Estándar Mundo, para ser exactos, por menos de 50 euros con cobertura durante 15 días de hasta 30.000 euros.

Transporte

Volaremos con Qatar vía Doha, tanto a la ida como a la vuelta. De Madrid al aeropuerto qatarí son unas 7 horas y de allí a Colombo, donde se encuentra el aeropuerto ceilandés, son apenas 5 horas. En ambos sentidos, tenemos una escala cortísima de poco más de 1 hora en Doha (viejo conocido de cuando fuimos a Katmandú). Así que la duración total de cada trayecto debería ser de unas 13 – 14 horas (¡crucemos los dedos!).

El precio del billete por persona ha sido de 735 euros (ida y vuelta, claro). Había opciones más baratas pero incluían volar con la aerolínea local de Sri Lanka y preferimos no arriesgarnos (sí, el recuerdo de Air Madagascar aún pesa).

Otra vez nos toca un largo recorrido en avión...

Otra vez nos toca un largo recorrido en avión…

Una vez allí, valoramos alquilar un tuk tuk y movernos a nuestro aire: leímos muchísimos blogs donde lo recomendaban y la idea nos atraía un montón. Finalmente la desechamos por varios motivos. En primer lugar, sólo tenemos 13 días y queremos intentar recorrer lo máximo posible y un tuk tuk podría ralentizarnos. Segundo, cuando viajamos siempre nos turnamos para conducir, pero Diego se pasa el día al volante por su trabajo y al final parte de las vacaciones para él también es que no tenga que seguir conduciendo. Y por último, al ver lo barato que resultaba alquilar un coche con conductor, nos terminamos de convencer.

Tras consultar en foros de Trip Advisor y Los Viajeros, escribimos a varios de los que recomendaban pidiendo presupuesto y finalmente contratamos con Shan Weerakon. 13 días por 540$. ¿Razones? No hay que pagar por adelantado. Le enviamos las ideas generales de lo que queríamos conocer en la isla y nos trazó el itinerario por día, siempre como sugerencia, pues podemos ir decidiendo qué ver. Nosotros contratamos nuestros propios alojamientos y él se encarga del suyo (muchos conductores dejan este tema en tus manos de modo que o en el hotel donde te hospedas tienen habitaciones gratuitas para guías y chófers o tendrás que pagarle tú el alojamiento).

Por último, cogeremos el tren de Nuwara Eliya a Ella, más por placer que por necesidad de transporte, pues las fotos que hemos visto del recorrido son impresionantes y hemos leído que es un imprescindible de las tierras altas.

Información

Salvo excepciones muy concretas, cuando elegimos un destino nos toca hacer primero un poco de investigación para averiguar qué merece la pena ver, trazar nuestro itinerario, elegir dónde dormir, escuchar consejos de quienes ya han estado allí… En definitiva, toca informarse para organizar el viaje y para empezar a disfrutar de lo que nos encontraremos.

Lonely Planet, el foro de Los Viajeros y TripAdvisor son fuentes recurrentes para nosotros. Y también hemos consultado varios blogs: Con Mochila, El Rincón de Sele, Algo que recordar, Mochileando por el mundo, Viajeros Callejeros… y algún otro al que hemos llegado gracias a don Google.

Con la Lonely Planet de Sri Lanka en las manos, ya podemos preparar nuestro viaje

Con la Lonely Planet de Sri Lanka en las manos, ya podemos preparar nuestro viaje

Moneda

La rupia de Sri Lanka es la moneda local, su cambio con el euro es muy similar al de nuestra antigua peseta, así que eso que llevamos adelantado en cuanto a hacer las operaciones mentales para los precios. Es decir, 1 euro equivale aproximadamente a 160 rupias (LKR en sus siglas). Como siempre, iremos sin cambiar moneda y al llegar allí cambiaremos o sacaremos de cajeros automáticos en función de la comisión que veamos que nos cobran en cada caso. También tenemos que viajar con dólares americanos porque en varios alojamientos y al conductor tenemos que pagarles en efectivo y los precios acordados son en la moneda estadounidense. Estos los hemos cambiado a través del servicio online de Global Exchange para clientes de ING.

Hoteles e itinerario

La parte más peliaguda de todo viaje: elegir qué ver y dónde dormir. Al ir en temporada media era factible dejarlo para cuando estuviésemos en Sri Lanka e ir decidiendo y buscando alojamiento sobre la marcha. Nunca hemos viajado así por mi culpa, porque me gusta ir con todo ya reservado y no tener que invertir ni un minuto del viaje en ello. Una vez más será así, sobre todo en lo que a hoteles se refiere (no sé si algún día lograré dejarme llevar…).

Sin embargo, al menos en este viaje no está cien por cien cerrado qué visitaremos exactamente cada día, sólo sabemos las zonas donde estaremos y, obviamente, hemos mirado lo típico a visitar en cada caso. Pero habrá cosas que decidamos sobre la marcha en función de lo que nos cuenten, las sensaciones que tengamos cada día o el tiempo que vayamos teniendo. ¡Un pequeño avance para mi obsesión organizadora!

Nos espera un road trip por Sri Lanka ¡pero sin pegarnos palizas a conducir!

Nos espera un road trip por Sri Lanka ¡pero sin pegarnos palizas a conducir!

Los alojamientos en Sri Lanka son en general baratos: no tanto como en la vecina India, por lo que hemos leído, pero sí en comparación con otros países (España, sin ir más lejos). Pero tienes que estar atento a la letra pequeña porque el precio ofertado muchas veces no incluye los impuestos, que pueden subir hasta el 25% de dicho coste. Casi todos los hemos reservado por Booking.com, con opción a cancelación por si de repente nos lanzamos a la aventura, y 3 han sido directamente con los dueños a través de e-mail. Son de categoría media con un coste de 40 euros por noche la habitación doble.

Finalmente, así queda el itinerario, al menos a día de hoy:

Día 1: Parque Nacional de Wilpattu. Es el más antiguo y extenso de Sri Lanka. También es muy frondoso con lo que resulta complicado avistar a los numerosos animales que acoge (entre ellos el leopardo). ¡Veremos si la suerte nos acompaña! Alojamiento: Campamento Big Game (dentro del propio parque).

Días 2 y 3: Sigiriya, Polonnaruwa y cuevas de Dambulla. Salvo que nos sobre tiempo, en principio descartamos la otra integrante del llamado “triángulo cultural”, Anuradhapura. También queremos visitar el Parque Nacional Minneriya para ver elefantes en libertad. Alojamiento: Sigiriya Water Cottage.

Día 4: Kandy, donde podremos ver el Templo del diente de Buda y el Jardín Botánico más extenso de Sri Lanka. Alojamiento: Springdale Residence.

Día 5: Nuwara Eliya. Esta ciudad es conocida por las plantaciones de té y por su cercanía al Parque Nacional de las llanuras de Horton, con cataratas, ciervos y un precipicio con el sugerente nombre de “El fin del mundo”.  Alojamiento: House of Leisure

Día 6: llegaremos a Ella en tren (un clásico en esta región). Aquí planeamos hacer un pequeñ trekking hasta el pico del Pequeño Adam. Alojamiento: Waterfalls homestay

Día 7: safari en el Parque Nacional Udawalawe, donde esperamos ver elefantes, cocodrilos, búfalos e incluso monos. Alojamiento: Nature House.

Días 8: Tissamaharama y el Parque Nacional Yala. Yala es lo más parecido a un safari en África con una alta probabilidad de ver leopardos. Sin embargo, cuando vamos estará cerrada el área principal del parque donde suelen avistarse, así que no tenemos muchas esperanzas… Alojamiento: My Village 2nd.

Días 9, 10 y 11: ¡playas del Sur! Nos alojaremos primero una noche en Tangalle y las 2 siguientes en Mirissa. Además de pasear y descansar de playa en playa, haremos una excursión en barco para ver ballenas. Alojamientos: Lanka Beach Bungallows (Tangalle) y Lemazone Inn (Mirissa).

Día 12: Galle, la ciudad fortificada colonial, que fue principal puerto de Sri Lanka. Alojamiento: Antic Guesthouse.

Día 13: ya de despedida del país, en vez de quedarnos en Colombo donde está el aeropuerto, optamos por el pueblecito pesquero de Negombo, para ver nuestro último atardecer en el Índico. Alojamiento: Beach Walk.

El esquivo leopardo

Uno de nuestros principales objetivos en Sri Lanka (y me atrevería a decir que el de cualquiera que la visite) es lograr ver leopardos: la isla ceilandesa acoge la mayor concentración mundial de estos bellos felinos y el Parque Nacional de Yala es el lugar idóneo para poder observarlos. Sin embargo, Yala cierra del 1 de septiembre al 15 de octubre. Ojo que no todos los años deja de abrir ni son siempre estas fechas: depende de la temporada de sequía y generalmente se anuncia en julio si habrá clausura y cuándo. Como el viaje lo organizamos precisamente a principios de julio, tuvimos que modificarlo a posteriori cuando descubrimos que Yala cerraría.

By Gihan Jayaweera - At Wilpattu National Park, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=33475945

By Gihan Jayaweera – At Wilpattu National Park, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=33475945

En realidad el parque se divide en 5 bloques y en estas fechas permanecen inaccesibles solo los 2 primeros, pero son justamente aquellos que suelen recorrersen en los safaris y donde mayores probabilidades hay de ver a su característica fauna. No sólo leopardos; también cocodrilos, búfalos, elefantes, osos bezudos, cocodrilos… Al parecer, en el bloque 5 no es imposible lograr verlos y es por donde se realizan los safaris durante estos meses. Así que lo intentaremos en esta parte de Yala (¡cruzad los dedos con nosotros!).

El otro parque de Sri Lanka donde mayores opciones hay para ver al leopardo es Wilpattu. ¿Problema en este caso? Que es mucho más extenso y frondoso que Yala y mucho menos visitado, con lo que los animales son más esquivos y tienen más espacio donde esconderse bien. No obstante, tras saber que las condiciones en Yala serían complicadas, decidimos doblar nuestra apuesta e incluir Wilpattu en el itinerario. La pena es que como ya tenemos todos los hoteles y vuelos contratados, añadirlo supone restar un día de las visitas culturales de las ciudades históricas.


Los viajes no siempre salen como los planificas. Este post está escrito antes de irnos a Sri Lanka. ¿Logramos ver un leopardo? ¿Nos pilló el monzón? ¿Pudimos ver todo lo que queríamos? ¡La respuesta en nuestros siguientes posts!

Anuncios

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

6 Comment on “Próximo destino: Sri Lanka

  1. Pingback: Sueños viajeros: cumplidos y por cumplir | Vagamundos

  2. Pingback: Guía de viaje de Sri Lanka | Vagamundos Viajeros

  3. Pingback: Diario de viaje de Sri Lanka | Vagamundos Viajeros

  4. Pingback: Consejos para hacer safaris en Sri Lanka | Vagamundos Viajeros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: