El 15 de noviembre partimos hacia Vietnam. El segundo gran viaje de este año, tras Cuba, se ha hecho esperar. Y realmente su elección ha sido un poco por casualidad. Nuestra idea inicial era otra: otras fechas y otro destino. Cuando ese plan se frustró, tras unos días de vueltas mentales y virtuales, encontramos unos vuelos baratos de Air China a Hanoi con escala larga en Pekín y la idea nos sedujo.

Lo que inicialmente podía parecer una desventaja (tardar más de un día tanto en el trayecto de ida como en el de vuelta de Vietnam) se convirtió en una oportunidad: pasar casi 2 jornadas completas en Pekín conociendo algunos de sus lugares más icónicos. Nada mal, ¿no?

Por contra, el tiempo resultante para Vietnam (apenas 10 días) hacía imposible recorrer el país entero. La famosa bahía de Ha Long era irrenunciable para nosotros; además resulta que noviembre es un buen mes para visitarla y el clima es muy agradable. Igualmente era imperdible Hanoi, al ser la puerta de entrada y salida del país con los vuelos que compramos. Y la fama de Hoi An de «ciudad más bonita de Vietnam» también nos seducía. Así pues decidimos centrarnos en las zonas vietnamitas de norte y centro (habrá que volver para conocer la mítica Saigón y sobre todo el delta del Mekong). Con una (gran) excepción: Sapa. La zona de arrozales nos apetecía mucho y sabemos de la fama de sus trekkings pero noviembre no es su mejor época y algo debíamos sacrificar.

Además, he aquí el bombazo: probablemente seremos los únicos viajeros que no vamos a recorrer Vietnam en moto porque ¡nunca hemos conducido una! (y la que escribe particularmente les tiene cierto respecto). A consecuencia de la limitación de tiempo más la limitación de transporte, aunque el planteamiento del viaje sea por libre, recurriremos a contratar transportes y excursiones con agencias locales de cara a acceder a ciertas áreas.

Páginas interiores de la guía Lonely Planet de Vietnam

Con este planteamiento de base, planificamos nuestro viaje pekinés – norvietnamita del siguiente modo.

Itinerario

Día 1. Vuelo de Madrid a Pekín.

Día 2. Si todo va según lo previsto, llegaremos al aeropuerto internacional de Pekín a las 4.30 de la mañana ¡y ese día conoceremos la Gran Muralla China! Por recomendación de los compis bloggers Juntos Viajando hemos contratado a través de esta esta web el servicio de traslado en coche con un conductor local: ida y vuelta al tramo de Jinshanling, supuestamente el más fotogénico de los accesibles desde Pekín. ¡Estamos muy emocionados con esta visita!

Día 3. De madrugada tomaremos la conexión de Pekín a Hanoi, pero ni siquiera saldremos del aeropuerto vietnamita porque del tirón cogeremos otro vuelo interno a Da Nang y desde ahí nos trasladaremos a Hoi An. Hemos decidido empezar el viaje por el punto más lejano al que llegaremos y a partir de ahí ir acercándonos a Hanoi, desde donde saldremos de vuelta. Estimamos llegar a Hoi An por la tarde, bastante cansados, y esperemos que el cuerpo nos dé para verla y pasearla de noche.

Día 4. Día completo en Hoi An, disfrutando de la que tiene fama de ser la ciudad más bonita de Vietnam, y segunda noche allí (si la primera el jet lag nos lo pone difícil, tendremos así otra oportunidad). Noviembre suele ser mes de lluvias en esta zona, esperemos que nos den un poco de tregua.

Día 5. Nos trasladaremos de Hoi An a Hue en un bus turístico que realiza varias paradas por el camino: las Cuevas de Mármol de Da Nang, el paso de montaña de Hai Van y la playa de Lang Co. Llegaremos a Hue a primera hora de la tarde y pasaremos allí la noche, esperamos que disfrutando de las vistas del famoso río Perfume.

Día 6. Dedicaremos toda la mañana a conocer la ciudad imperial de Hue, varias tumbas reales y la pagoda de Thien Mu. Por la tarde, tomaremos un vuelo interno a Hanoi y disfrutaremos de nuestra primera noche en la capital vietnamita.

Día 7. Jornada completa dedicada a descubrir Hanoi por nuestra cuenta: el Templo de la Literatura, el Old Quartet, el lago Hoan Kiem… Su comida, su café y su cerveza (ya sabéis que la gastronomía nos tira). ¡Y segunda noche en la ciudad!

Día 8. Recta final del viaje con las que para nosotros son las dos joyas de la corona: crucero por la archiconocida bahía de Ha Long y visita a Tam Coc. Como vamos apretados de tiempo, para poder disfrutar de ambos sitios, hemos contratado un tour de 4 días y 3 noches con la agencia vietnamita Vega Travel, recomendada por Lonely Planet y por nuestros amigos del blog Letiviajes. Este primer día nos desplazaremos de Hanoi a Ha Long, donde embarcaremos y empezaremos nuestro recorrido por la bahía. Primera noche a bordo del barco y, por cierto, ¡el primer crucero de nuestra vida!

Día 9. Segundo día navegando, llegaremos a la isla de Cat Ba, donde además pernoctaremos.

Día 10. De vuelta al barco recorreremos la bahía Lan Ha, famosa por ser tan bella como Ha Long, pero menos masificada. Desembarcaremos en el muelle de Ha Long y pondremos rumbo a Ninh Binh, donde haremos noche.

Día 11. Día completo recorriendo, tanto en barca como en bici, Tam Coc, conocida como la Ha Long terrestre, y visita a la ciudad de Hoa Lu, antigua capital vietnamita. Regresaremos a Hanoi y viviremos nuestra última noche en el país.

Día 12. Vuelo madrugador de Hanoi a Pekín, donde nuevamente tendremos una larga escala que aprovecharemos para visitar el centro de la capital china: la Ciudad Prohibida, la Plaza Tiananmén y los hutongs (barrios tradicionales). ¡Esperemos que nos de tiempo a todo! Para intentar maximizarlo, nuevamente, iremos con un conductor privado.

Día 13. Llegada a Madrid y fin del viaje.

Alojamiento

Para las noches en Hanoi, Hue y Hoi An hemos reservado hoteles a través de Booking.com. Aunque siempre habíamos oído hablar de los buenos precios de sudeste asiático, ha sido muy agradable comprobar que es cierto y probablemente éste será el viaje en que menos gasto diario hagamos en alojamiento.

El tour a Ha Long y Tam Coc que hemos contratado con Vega Travel incluye el alojamiento para las 3 noches que dura el mismo, pero, salvo la primera, que sabemos que será en el barco, no tenemos claros los lugares exactos de las otras dos. Así que a la vuelta os contaremos dónde nos quedamos.

Páginas interiores de la guía Lonely Planet de Vietnam

Visado

No es necesario tramitar ningún visado si vas a estar menos de 15 días en Vietnam, como será nuestro caso. Ojo, la exención es solo para 15 días continuados: no aplica si en algún momento de esos 15 días sales del país y vuelves a entrar. Y solo puedes disfrutar de otros nuevos 15 días sin visado si han pasado al menos 30 días desde que terminaste tu primer período de exención.

Si tu viaje por Vietnam va a ser superior a 15 días o vas a salir del país y volver a entrar en menos de 30 días, sí deberás tramitar el visado. Lo puedes hacer en la Embajada de Vietnam en Madrid o, más cómodamente, online en numerosas webs (para más información consulta la página oficial de la Embajada).

Con o sin visado, siempre necesitarás presentar tu pasaporte con, al menos, seis meses de validez desde la fecha de entrada en Vietnam.

En el caso de China, España es uno de los países cuyos ciudadanos están exentos de visado en tránsitos de hasta 144 horas, siempre y cuando presenten un pasaporte válido con al menos 6 meses de validez y un billete de salida confirmado hacia un tercer país. Simplemente hay que obtener un permiso de salida en los puestos aduaneros del propio aeropuerto. Tanto en el vuelo de ida como en el de vuelta será lo que hagamos para poder conocer algo de Pekín.

Si tu estancia en China va a ser superior a esas 144 horas, puedes consultar en esta web si, por las condiciones de tu viaje, necesitarás visado o no. En caso de que sí lo necesites, en este post puedes leer más información sobre cómo tramitarlo, su coste y los requisitos para obtenerlo.

Moneda

Solemos ser un poco desastres para los cambios de divisas y además en este viaje tendremos que manejar dos monedas: el yuan chino y el dong vietnamita. ¡Todo un reto para nosotros!

En el caso del dong la moneda está bastante devaluada y las conversiones son una locura: 1 euro son 22.000 dongs (VND). Nos estalla la cabeza cuando vemos los precios vietnamitas. Con el yuan, la conversión media es más sencilla: 1 euro igual a un poco menos de 7 yuanes (CNY).

Cuando contactamos con la empresa china de conductores privados para nuestras excursiones en Pekín, nos pasaron los presupuestos en «RMB«. ¿Qué es esto? La abreviatura de «renminbi«, literalmente «moneda del pueblo». ¿Y entonces el yuan? ¿Es que hay dos monedas en China? No, tranquilo; bueno, sí, hay más, porque en Hong Kong se usa el dólar de Hong Kong (HKD) y en Macao, la Pataca (MOP). Pero eso es otra historia y a nosotros que solo estaremos en Pekín no nos afecta. El yuan es la unidad de cuenta del renminbi, con lo cual, a efectos prácticos es lo mismo.

Para este viaje hemos probado por primera vez el servicio de compra online de moneda de Exact Change del que te hablamos con mucho más detalle en este post. Durante unas semanas estuvimos monitorizando a través de Google la tasa de cambio para intentar hacer la operación en su web un día que nos fuese ventajosa. Recogimos el dinero en una de sus oficinas en el centro de Madrid y ya tenemos nuestros yuanes y dongs. Así no tendremos que preocuparnos por buscar casas de cambio ni cajeros una vez en destino, todo un alivio.

Seguro

Vietnam es un país tranquilo y seguro, sin alertas sanitarias reseñables ni requisitos especiales de vacunas o medicación, más allá de ir bien armado con repelente de mosquitos contra sus picaduras. No obstante, como siempre que viajamos, lo haremos con nuestro seguro IATI (ya te contamos en este post las razones para viajar siempre asegurado). Al ser varios destinos (China y Vietnam) fuera de Europa, elegimos el Seguro Iati Estrella, destino «Mundo». Nunca hemos tenido que hacer uso del seguro y esperamos continuar con la buena racha.

¡Todo preparado ya para nuestra nueva aventura! Durante el viaje os lo iremos contando en redes sociales y, a la vuelta, tendréis toda la información en el blog.

Anuncios

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: