Has decidido lanzarte a la aventura y viajar a África por tu cuenta. Tienes elegidos los países de destino: Namibia y Botswana. Sabes que hay lugares imprescindibles en tu recorrido, conoces sus nombres, hasta puedes casi situarlos en el mapa. Pero… trazar el itinerario que seguirás para llegar a ellos más incorporar otros que descubres mientras organizas tu viaje y se te hacen igual de imprescindibles, te aseguro que no es tarea sencilla. Sobre todo cuando hablamos de que este road trip abarcará kilómetros y kilómetros y no hay autopistas modernas con las que contar. Y entonces, ¿cómo lo haces?

Como te contábamos en el post sobre cómo organizamos el viaje, algunas decisiones que debes tomar ya de inicio van a condicionar sobremanera el trazado del itinerario. En nuestro caso, el hecho de volar a Windhoek, tanto a la ida como a la vuelta, obligaba a que la ruta fuese circular. Alquilar un turismo en lugar de un 4×4 también tenía implicaciones en el trayecto que podíamos realizar. Y por supuesto, la época en la que viajaríamos: nuestro verano, su invierno, que es la de más alta ocupación de los principales lugares.

Destacar que ir en temporada alta sin campings o alojamientos reservados previamente es prácticamente imposible. Debes planificar con meses de antelación. Nosotros, viajando en agosto, nos pusimos a organizar todo en febrero – marzo y ya nos encontramos muchos sitios sin disponibilidad que nos hicieron replantear algunas cuestiones del itinerario. Conclusión: deberíamos haber empezado con las reservas antes. Especialmente para poder dormir dentro de parques nacionales o para acceder a los alojamientos más recomendados en las guías de viaje.

Atardecer en una charca de Namibia

Sí, sé lo que piensas: la idea de aventura y libertad no casa muy bien con una previsión a tantos meses vista, pero Namibia y Botswana no cuentan con tantísimas plazas hoteleras o de camping como para relajarse y son destinos muy golosos. Así que no te quedará otra, pero para eso intentamos ponértelo más fácil con este post 😉

Una vez tomadas esas primeras decisiones, lo que debes hacer es listar todos los destinos que son imperdibles para ti y estudiar de qué manera puede llegarse a ellos y cuánto tiempo se precisa para visitarlos. Pongamos un ejemplo:  “quiero ir al desierto del Namib”, pero ¿cómo se visita? ¿se puede entrar por libre? ¿por donde se accede? ¿cuántas horas requiere conocerlo? ¿dónde me alojo para llegar fácilmente a él? Este tipo de cuestiones se repiten con cada punto a visitar.

Con esos lugares top en mente, trazas el itinerario para ir pasando de uno a otro, calculando el número de noches a estar en cada uno y más o menos el tiempo que te llevará recorrer las distancias. Para esto Google Maps, pero sobre todo los blogs de viajeros que ya han hecho esos caminos, son imprescindibles: informarse sobre el estado de carreteras, los tipos que hay, cuáles son exclusivas para todoterreno, etc. En nuestro caso iremos con coche normal, no 4×4, así que previsiblemente circularemos más lento puesto que muchos tramos serán por carretera sin asfaltar. Por ello procuramos pecar de precavidos y ponernos siempre en lo peor intentando no ajustar los tiempos demasiado: si Google Maps indica que del punto A al punto B se tardan 4 horas, calculamos que en turismo serán 6 o 7 y por tanto en un solo día ya tendremos suficiente.

Aprende a priorizar y a renunciar. Es lo más difícil, pero casi siempre, al ponerte a organizar, caerás en ese momento doloroso de “¡no me da tiempo a todo lo que quiero ver!” Es inevitable: el tiempo es finito y los países son enormes. Aquí es cuando entran en juego los gustos e intereses personales de cada viajero: lo que para mí es irrenunciable, para otro puede ser totalmente prescindible. Mientras tengas claro tus objetivos, aplícalos siempre ante la duda. Para nosotros todo lo relativo a naturaleza y animales era lo principal, así que sacrificaremos ciudades, pueblos y visitas culturales.

Avestruz a la fuga durante un safari en Namibia

Otro consejo: consulta las horas a las que amanece y atardece en la época del año que vayas a viajar al destino. Cuantas más horas de luz, más podrás recorrer y aprovechar cada día y esto también determinará tu itinerario. Conducir de noche en general es arriesgado si no conoces las carreteras: en África con animales en libertad a cada paso, es suicida.

Si ya tienes un primer borrador del viaje, busca alojamientos y reserva cuanto antes. El desierto del Namib y el Parque Nacional Etosha fueron los más difíciles para nosotros: 6 meses antes del viaje estaba casi todo agotado (entramos en pánico, sí, y pagamos más de la cuenta, también). Si puedes reservar con opción a cancelación gratuita, mejor.

En nuestra experiencia, a medida que lees e investigas más sobre el destino, descubres sitios menos conocidos pero que despiertan tu interés y se convierten en tan deseados como aquellos que te empujaron a realizar el viaje en un primer momento. Así que tener una segunda (e incluso tercera) oportunidad de modificar el plan y añadir o quitar de un lado y otro, siempre es útil. Tener un primer itinerario pronto es útil: pero tener opción a cambiarlo después, también.

Con todas estas premisas, el itinerario que hemos organizado es el siguiente:

Día 1. La llegada está planificada (Qatar mediante) para el 24 de agosto a las 10.40 de la mañana. Hay que recoger el coche en el aeropuerto, conseguir moneda local, comprar alimentos y bebidas y ¡empezar a conducir! El primer destino es el desierto del Namib y tenemos que llegar hasta nuestro alojamiento cercano al mismo. Contaremos con todo el día para ello porque ya hemos leído que las carreteras se las traen…

Día 2. Dedicado por completo al desierto del Namib. Tocará madrugar: accederemos por Sesriem, se abren las puertas al amanecer (6.45 aproximadamente según hemos leído) y se cierran al atardecer, así que intentaremos aprovechar cada minuto para ver el icónico Deadvlei y subir las famosísimas dunas de Sosussvlei. Y Diego batirá un nuevo récord de mayor número de fotos hechas en un día.

Día 3. Nuevo madrugón porque a las 7 tenemos ¡vuelo en globo sobre el desierto! Nos hace tremenda ilusión: será nuestra primera vez en globo ¡y en qué sitio! Después, conduciremos rumbo al norte y a la costa, hasta Swakopmund, por las que, según tenemos entendido, serán también carreteras difíciles. Estimamos ir despacito, tendremos todo el día para ello. Si llegamos pronto, pasearemos por Swakopmund.

Día 4. ¡Jornada marinera! Primero, con crucero desde Walvis Bay para intentar ver delfines, pelícanos, tortugas ¡puede que incluso ballenas! Y después, cogiendo parte de la carretera de la Costa de los Esqueletos, llegaremos hasta Cape Cross, donde habita una de las mayores colonias de leones marinos del mundo.

Día 5. Dejaremos Swakopmund y pondremos rumbo a Damaraland (no a través de la Costa de los Esqueletos pues para eso se necesita un 4×4 que no tendremos). Las fotos de este sitio, mezcla de rocas y desierto, hicieron que lo añadiésemos al viaje aunque no estaba previsto inicialmente. En esta zona además es “posible” (con todas las comillas del mundo) ver elefantes del desierto y rinocerontes negros. ¡A ver si pillamos alguno despistado!

Día 6. Y si la jornada anterior no estamos seguros de si llegaremos a ver algún animal, este día está garantizado en la Granja Otjitotongwe, lugar que añadimos expresamente por recomendación de una amiga periodista (y blogger) que había estado allí. Es una reserva privada donde puedes ver guepardos en semi libertad. Es algo controvertido y tuvimos nuestras dudas, pero por lo que hemos leído, este tipo de granjas es en realidad una de las pocas alternativas para sobrevivir que les quedan a estos felinos en Namibia (nuestra amiga lo explica mucho mejor que nosotros en este artículo).

Día 7. ¡Por fin llegaremos a una de las visitas estrella del viaje, el Parque Etosha! Accederemos desde el Oeste, por la puerta Anderson, y las dos primeras noches las pasaremos en el campamento Okaukuejo, cuya charca es conocida por permitir avistamientos de todo tipo de animales. En Etosha puedes circular libremente en coche, en horario diurno, así que a ver cómo de avispados estamos para encontrar animales.

Día 8. Segundo día en Okaukuejo con la rutina diaria habitual de un safari: madrugar para intentar ver animales al amanecer, descansar durante el día e intentarlo de nuevo al atardecer. En los campamentos en el interior de Etosha hay zonas para camping y también instalaciones con habitaciones privadas y chalets. Ya os contaremos qué tal están 😉

Día 9. Nos trasladaremos hasta el campamento Namutoni, en el extremo oriental del Parque. Para entonces esperamos haber visto leones, elefantes, jirafas, leopardos y cualquier animal de los que solemos admirar en un documental de la BBC. Si no, tendremos una nueva oportunidad en este área.

Día 10. Aprovecharemos nuestro último amanecer en Etosha y saldremos del parque ya con la vista puesta en Botswana. No teníamos claro cómo calcular el tiempo necesario para el camino de salida de Namibia por la Franja del Caprivi así que decidimos no arriesgar y contar con dos jornadas de trayecto. La primera noche la haremos en Rundu.

Día 11. Y la segunda, tras una jornada de conducción (con, esperemos, alguna parada entretenida en el camino) será ya muy cerca de la frontera botswana, en Kongola.

Día 12. ¡El que llegaremos a Botswana! Pasaremos por el cruce de Ngoma y ya en territorio botswano nos dirigiremos hacia Kachikau, concretamente a un lodge casi casi dentro del Parque Chobe. ¡Es nuestra apuesta de este viaje! Como en Chobe no puedes entrar sin 4×4 y los alojamientos en su interior son lodges de mega lujo que no podemos pagar, hemos optado por algo intermedio. Está al borde del Parque, tiene su propia charca por la que, según fotos y opiniones de otros huéspedes, pasan muchísimos animales, y su precio es más asequible (lo que no significa que sea barato ni mucho menos). ¡A la vuelta os contaremos si mereció la pena!

Día 13. Realizaremos un safari organizado por Savuti, el área de Chobe colindante con el delta del Okavango y famosa por sus numerosos leones y hienas. ¡Cruzad los dedos por nosotros!

Día 14. Tras ver amanecer en la charca del lodge, conduciremos hasta Kasane, donde pasaremos otras dos noches. Este día por la tarde haremos un crucero en barco por el río Chobe en el que los protagonistas suelen ser los elefantes.

Día 15. Día entero de excursión a Victoria Falls: desde Kasane cruzaremos la frontera a Zimbabue para admirar las impresionantes cataratas Victoria. Diego ya las conoce pero yo podré alucinar con ellas por primera vez.

Día 16. Safari al amanecer en Chobe, despedida de Kasane y día de carretera para llegar a la siguiente parada: Gweta.

Día 17. La parada en Gweta está estratégicamente pensada para visitar el salar de Makgadikgadi: uno de los mayores del mundo, después del que ya visitamos en Uyuni y, técnicamente, parte del desierto del Kalahari. Tras esto, desplazamiento hasta Maún, la puerta de entrada al delta del Okavango.

Día 18. Saldremos para un safari de dos días a la Reserva Natural Moremi, en la parte oriental del delta, y pasaremos la noche allí, en un campamento. ¿Cuántos animales lograremos ver? ¿Y de noche? :s

Día 19. Segundo día del safari en Moremi y regreso a Maún, a descansar.

Día 20. Hemos dejado como broche final del viaje una de las actividades estrella en Botswana: el sobrevuelo del delta del Okavango. Tras recuperarnos de la emoción, emprenderemos el camino de vuelta a Namibia. Primera parada técnica, simplemente para dormir, en Ghanzi.

Día 21. Abandonaremos Botswana definitivamente y cruzaremos la frontera a Namibia. Conduciremos hasta un alojamiento cercano al aeropuerto de Windhoek. ¡Última noche en África! 

Día 22. Cargados de fotos y recuerdos, nos subiremos al avión que nos llevará de vuelta a España, aunque con un bonus extra final…

Día 23. Aprovecharemos la escala en Doha para hacer un tour (casi) gratuito en la ciudad, (solo pagas 9 euros) organizado por la aerolínea Qatar. Si tu escala en Doha es superior a 5 horas, puedes apuntarte, reservándolo online (hay varios horarios diarios disponibles).

¡Fin de fiesta! La noche del día 15 de septiembre aterrizaremos en Madrid si no hay ningún percance. Y empezaremos a contaros todo el viaje post a post 😉

¿Qué te parece nuestro itinerario? ¿Nos recomendarías cambiar algo? ¿Crees que nos dejamos algún imprescindible? ¡Coméntanos!

Anuncios

Viajera, internetera, cinéfila, inquieta, 2.0

5 Comment on “Decidiendo el itinerario por Namibia y Botswana

  1. Pingback: Cómo organizar un viaje por libre a Namibia y Botswana | Vagamundos Viajeros

  2. Pingback: Compañeros de ruta: buscando ideas para viajar en Septiembre – ¡Turismo guay!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: